Dos empresas de la provincia de Cádiz unen esfuerzos para poner en el mercado un novedoso vermut espumoso

Dos empresas de la provincia de Cádiz unen esfuerzos para poner en el mercado un novedoso vermut espumoso

En unas semanas estarán en el mercado las primeras botellas. Será una partida pequeña, con una calidad muy cuidada. Lo único que queda ya por finalizar es el diseño de las etiquetas en el que ya están trabajando. Una vez que el proceso esté finalizado verá la luz el vermut espumoso Francisco de Cala.

Vermut espumoso

Este novedoso producto, en el que han estado trabajando durante 4 años dos empresas gaditanas del sector del vino, la jerezana Artesanos Jerezanos, regentada por el bodeguero Genaro Cala y especializada en la producción de vermut a partir de jereces y Cala & Arrobas, una empresa con sede en El Puerto de Santa María que también produce sus propios vinos y que se caracteriza por su espíritu innovador lo que le llevó también a sacar al mercado en 2014 un espumoso, uno de los primeros que se elaboraron en la provincia de Cádiz (más información aquí).

Luis Benjumeda, farmacéutico e investigador en el mundo del vino es el que comanda esta última firma. Destaca el trabajo “que hemos realizado en equipo. Hemos conseguido un producto que ninguna de las dos firmas habría podido sacar por separado porque ambos aportamos conocimientos sobre dos mundos muy complejos, el vermut y los espumosos”.

De hecho han estado trabajando en perfeccionar la idea inicial durante cuatro años. Qué tengan conocimiento es la primera vez que se realiza en el mundo un vermut espumoso. Tan sólo en España existe una referencia en el País Vasco pero se hace añadiendo carbónico al vino y no mediante el método champenoise (pinchar aquí para ver en que consiste) que es el que se utiliza para la elaboración de los champagnes franceses y también los cavas catalanes y el que se ha utilizado para elaborar este novedoso vino.

La diferencia entre ambos métodos es grande. Mediante el método champenoise las burbujas se consiguen gracias al “trabajo” de unas levaduras que se le añaden al vino y que, tras descansar en las botellas provocan este fenómeno.

El vermut espumoso pasa por varias fases de elaboración. El punto de partida son unas soleras de oloroso y Pedro Ximénez que tiene Genaro Cala en su bodega en la calle Jardinillo de Jerez. La solera, que se va refrescando cada año con vinos nuevos, proceden de la antigua bodega de Francisco de Cala. A estos vinos se le añaden los botánicos (especias e hierbas aromáticas) que son las que le dan personalidad al vermut. La tercera fase es la adicción de las levaduras que provocan las burbujas. Una vez añadidas el vino se embotella y se mantiene en unas condiciones óptimas de humedad y temperatura. Las botellas se almacenan de forma invertida y hay que girarlas un cuarto de vuelta cada cierto tiempo. Así hasta que están en el momento óptimo para su venta.

La primera producción saldrá “en unas semanas. Todavía no tenemos concretada la fecha, aunque esperamos que sea en enero o en febrero” señala Genaro Cala. Se presentara en botellas modelo Paris, que no es la más habitual para los espumosos. El vino tendrá una graduación de 13º y se recomienda beberlo entre 6 y 8 grados, solo, en copa de espumoso y sin añadirle naranja o hielo como se hace a veces con el vermut.

“Estamos muy esperanzados con el producto y esto supone un nuevo campo que creemos que es muy interesante porque en España se está falto de estos vinos para aperitivos y cubrimos un hueco en el mercado, además partiendo de jereces” destaca Luis Benjumeda.

El precio de la botella “no lo tenemos aún concretado pero creemos que estará en una horquilla entre los 15 y los 20 euros” señala Genaro Cala que se encargará de la comercialización.

Vermut espumoso

Leave a Reply