Pirineos renueva su Gewürztraminer 2016

Pirineos renueva su Gewürztraminer 2016

Pirineos Gewürztraminer 2016 se presenta con un sabor largo, suave y muy afrutado en donde destacan las frutas verdes y suaves cítricos. La nueva presentación en una botella esbelta, alta y alargada se completa con una etiqueta original, de nuevo diseño.

Bodega Pirineos (Grupo Barbadillo), fundadora de la D.O. Somontano, presenta su nuevo blanco Gewürztraminer de la añada 2016. Elaborado con un 100% de esta uva centroeuropea, que se ha adaptado perfectamente a los suelos y clima aragoneses, sorprende por su aroma, atractivo color y potencia en boca.

Además, se ha buscado un cambio radical en la estética exterior y presentación del vino de Bodega Pirineos, con nueva botella (Rhin) y una etiqueta más juvenil y moderna que aporta gran singularidad con la transcripción de la pronunciación coloquial de la variedad de la uva.

Somontano es el productor del 75% de todo el Gewürztraminer que se consume en España y ha conseguido un enorme éxito que se ve reflejado por las especiales características autóctonas que rodean a estas tierras de oportunidades incondicionales. Pirineos Gewürztrminer 2016 es fruto de una uva exuberante que busca su vertiente más fresca. Destacan los aromas de frutas verdes y suaves cítricos. Al probarlo comprobamos que está lleno de matices: es largo, suave y muy afrutado. Una boca llena de dulzor como una fruta madurada en el árbol.

De atractivo color oro con tonos verdosos, se recomienda consumirlo a una temperatura de 8ºC y marida perfectamente con aves, quesos grasos y con comidas asiáticas.

La botella Rhin, más esbelta, alta y alargada que la anterior se culmina con una etiqueta muy cercana al nuevo diseño de la gama Pirineos. Oscura, con el viñedo como elemento esencial y diferenciador, destaca claramente el nombre de la variedad de la uva, descrito en tres líneas, con un juego basado en la pronunciación coloquial: Ge- würz- traminer.

La sílaba inicial “Ge” se potencia con el color oro de la uva madura y sirve como marca identificativa del vino. La sílaba “würz”, la que con menos énfasis se pronuncia se aligera imprimiéndola con un barniz transparente aportando una alegoría de la limpieza del vino. Y, por último, la sílaba “traminer” adquiere protagonismo abarcando el ancho de la etiqueta y representada por el color gris que asemeja las brumas de Somontano.

En definitiva, un salto cualitativo en calidad de producto y nuevo diseño que seguro que satisface los mejores paladares y a los más sofisticados consumidores.

image015

 

Leave a Reply