Ford comparte datos del vehículo conectado con otros fabricantes para incrementar la seguridad vial

 Los vehículos Ford compartirán información sobre potenciales incidentes de seguridad vial para ayudar a advertir a los usuarios de la carretera -a los que conducen un Ford, y a los conductores de otros fabricantes de vehículos- de los peligros que pueda haber.

La tecnología de conectividad Información de Riesgos Locales ya advertía a otros usuarios de Ford de posibles incidentes relacionados con la seguridad; a partir de ahora, los demás conductores también se beneficiarán de avisos relacionados con la seguridad vial.  Un acuerdo recíproco que forma parte del proyecto Data for Road Safety (“Datos para la Seguridad Vial”), respaldado por la Comisión Europea; entre los socios se encuentran BMW, Volvo, Mercedes-Benz, TomTom, HERE Technologies y los centros de gestión del tráfico de la Unión Europea.

La empresa automovilística ayudará a avisar de situaciones potencialmente peligrosas a los conductores de vehículos conectados de diversas marcas. Esta iniciativa forma parte de un acuerdo histórico al que se ha llegado para el intercambio de datos relacionados con la seguridad vial. El sistema de Información sobre Riesgos Locales -presentado con el nuevo Puma a principios de 2020, y que ahora se está introduciendo en todos los nuevos modelos Ford, incluyendo el nuevo Kuga-, ya advertía a los conductores de los peligros para la seguridad vial que se escondían a la vuelta de la esquina. 

Con este nuevo acuerdo, también los vehículos de otros fabricantes podrán identificar y compartir información sobre los problemas que los acechan en la vía, lo que contribuirá a mejorar la seguridad vial al permitir que más conductores se preparen ante potenciales riesgos. Los ecosistemas de intercambio de datos relacionados con la seguridad vial son más eficaces cuanto más vehículos y fuentes telemáticas intervengan; extender los beneficios de esta tecnología a quienes no llevan coches Ford representa un importante paso adelante. 

Dirigido por la iniciativa Data for Road Safety (“Datos para la Seguridad Vial”) -la cual está respaldada por la Comisión Europea-, el acuerdo llega tras una prueba de 16 meses de duración, durante la cual diferentes vehículos se intercambiaron decenas de millones de mensajes de Información de Tráfico Relacionada con la Seguridad (SRTI, en sus siglas en inglés), con información sobre coches averiados, carreteras resbaladizas o visibilidad reducida. Entre los socios con que cuenta Ford en este proyecto se encuentran BMW, Mercedes-Benz o Volvo; ahora, el ecosistema de intercambio de datos está abierto a nuevos participantes.

Los datos tratados de manera anónima del vehículo -como el uso de faros antiniebla, el frenado de emergencia o la activación de los airbags- son controlados a bordo para determinar la presencia y la ubicación de los posibles peligros. Estos mensajes de advertencia se envían mediante el módem FordPass Connect a un servidor seguro de Ford, desde donde se distribuye la información a sus socios de SRTI; estos recopilan los mensajes de peligro de varias fuentes y luego los comparten con múltiples marcas de vehículos. Cualquier mensaje relevante de SRTI es enviado inmediatamente -de nuevo, usando líneas móviles- a los vehículos próximos a un potencial peligro; y esta información se muestra en la pantalla del salpicadero. Además de advertir a otros usuarios de la vía, estos datos pueden utilizarse para alertar a los servicios de emergencia. El sistema proporciona una localización muy precisa en cuestión de segundos, lo que ayudará a acelerar la asistencia. 

El ecosistema de Datos para la Seguridad Vial es una asociación público-privada que proporciona información enriquecida para mejorar la seguridad vial de una manera muy tangible, por lo que la que la sociedad en su conjunto sale ganando. Los fabricantes de vehículos que participan en este proyecto están dispuestos a compartir datos a diario y, junto con los demás socios, seguirán esforzándose por contribuir con el ecosistema de datos de la SRTI. 

La información sobre peligros locales se activa mediante el módem FordPass Connect y es gratuita durante el primer año tras la compra del vehículo, si está activada; a partir de entonces, se pagará una tasa como parte de un paquete de conectividad. El módem de a bordo se conectará en el momento de la entrega del vehículo. Los clientes pueden optar por participar o no en el intercambio de datos. FordPass Connect (opcional en determinados vehículos), la aplicación FordPass App, y el Servicio Conectado de cortesía son necesarios para las funciones del mando a distancia. El Servicio de Conectividad y las funcionalidades dependen de la disponibilidad de una red compatible. La evolución de la tecnología, las redes móviles y la capacidad del vehículo pueden limitar la funcionalidad y el funcionamiento futuros de las funcionalidades de conectividad. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Ir arriba