Trío de ases gastronómicos para recorrer el mundo

El grupo hostelero Verbena Social Bars refuerza su servicio a domicilio con una opción combinada de sus tres restaurantes en un solo pedido, rutas de reparto propias y una elaboración que mantiene el sabor durante el trayecto

Los hábitos de consumo han cambiado mucho en el último año, sobre todo en hostelería. Y lo que antes era una ocasión puntual, una pizza en domingo o el menú asiático la noche que no te apetecía cocinar, ahora forman parte de nuestro día a día, entre semana y ampliándose del desayuno a la cena, vermú incluido. Y es que, tanto el delivery como recoger en local viven su particular momento de esplendor, suponiendo un balón de oxígeno a algunos restaurantes afortunados. Así lo confirma Verbena Social Bars, uno de los grupos hosteleros referencia en Zaragoza, que si ya antes de la pandemia su take-away funcionaba muy bien, ahora ha llegado incluso a triplicar su demanda y ha supuesto una opción para fijar empleo. ¿La clave? Tres restaurantes en un solo pedido, rutas propias de reparto y recetas inimitables en la ciudad, que llegan como recién sacadas de la cocina, humeantes y sabrosas.

En el epicentro de Zaragoza, flanqueando la inexpugnable Plaza de Los Sitios, se hayan los tres locales que dan forma a Verbena Social Bar y que siguen un mismo concepto: democratizar la alta cocina y revolucionar la cultura de la copa. Se trata de Ginger Fizz Bar (c/ Joaquín Costa, 16), dedicado a gastronomía asiática; Garbo Gentlebar (Los Sitios, 18), centrado en cocina española de autor con Nino Redruello como asesor (Las Tortillas de Gabino, La Gabinoteca y Fismuler); y Gonzo Bitter Bar (Los Sitios, 9), una trattoriacontemporánea con el sello de Gianni Pinto en los fogones, reconocido con un sol de la Guía Repsol y curtido en varios estrellas Michelin. 

Precisamente, uno de los factores del éxito de su servicio de comida a domicilio es la posibilidad de combinar recetas de los tres restaurantes en un mismo pedido, eso sí, exclusivamente para sus rutas propias. De Garbo, triunfan el escalope Armando, con más de 500 pedidos a la semana; la tortilla trufada, con una media de 150 pedidos; y de postre, la tarta de queso, con más de 300 porciones servidas cada semana. En Gonzo, la focaccia de mortadela y la cotoletta alla parmigiana, dos platos que han sustituido con creces a las pizzas como alternativa italiana. Respecto a Ginger, las opciones preferidas son más variadas: los bao bun de Cochinita Pibil o de pato en salsa Hoisin, la tempura con langostinos tigre tempurizados y bañados en mayonesa chili garlic; y los uramakis estrella de la casa: el dragon roll compuesto de salmón, tanuki, ikura y cobertura de aguacate; y el ginger roll con salmón, aguacate, foie caramelizado y salsa de anguila.

Para asegurarse de que la experiencia del servicio a domicilio sea fiel a la de consumir en el mismo restaurante, basan su cocina en la importancia de la materia prima y el respeto por los procesos originales de sus recetas. Así, en el caso de Gonzo, reinan los productos italianos importados como el tomate San Marzano, la burrata, el guanciale y el pecorino para una auténtica salsa carbonara. Sus pastas han sido seleccionadas en los mejores pastificios de Campania y se cocinan al dente. Todo ello envasado en materiales personalizados, muy cuidados y totalmente reciclables, para garantizar que el pedido llegue en perfectas condiciones y prolongar las sensaciones. Incluso a zonas donde no es posible el reparto a través de las plataformas habituales, con rutas propias que llegan a Miralbueno, San Lamberto, Torrebarajas, Casablanca, Fuente de la Junquera, Montecanal o los barrios del sur de Zaragoza: Arcosur, Valdespartera y Rosales del Canal.

Y la fórmula funciona. Prueba de ello es el crecimiento exponencial de pedidos a domicilio que han experimentado los restaurantes de Verbena Social Bars no solo durante los fines de semana, también entre semana y en horarios muy dispares. Antes de la pandemia hacíamos, de media, 200 pedidos semanales. Durante el confinamiento se llegó a triplicar la demanda, y al abrir los bares de nuevo, se estabilizó en el doble pre-covid” señalan los propietarios de Ginger Fizz, que lleva dos años repartiendo a domicilio deliciosos pokes y piezas de sushi mediante ‘Ginger to go’ y que en vio en esta alternativa la solución para mantener tres personas a jornada completa durante el confinamiento.

También en Garbo Gentlebar y Gonzo Bitter Bar, que nunca habían repartido a domicilio, están realizando cerca de 800 pedidos a la semanaUnas cifras con mucho mérito teniendo en cuenta que Gonzo Bitter Bar abrió hace sus puertas hace tan solo un año y que, pocos meses después, se topó de lleno con una pandemia que forzó su cierre en varias ocasiones hasta su reapertura el pasado 15 de diciembre. 

Las cartas están disponibles en la web general de www.verbenasocialbars.com y los pedidos pueden realizarse de varios modos, para delivery a través de Glovo, y para zonas no contempladas en la plataforma y para recoger en el local, escribiendo a pedidos@verbenasocialbars.com o por teléfono al 672 722 332.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Ir arriba