Manzanilla de Sanlucar: aires del sur

El microclima de Sanlúcar de Barrameda, cuna de la manzanilla se debe a su enclave singular en la desembocadura de rio Guadalquivir, frente al coto de Doñana. Desde su finca Arboledilla, Bodegas Barbadillo presenta dos nuevas manzanillas envueltas en vientos distintos:Levante y Poniente.

 

El microclima único de Sanlúcar de Barrameda, cuna de la Manzanilla, se debe a su enclave singular en la desembocadura del Guadalquivir, frente Los dos vientos predominantes en Cádiz se comportan allí de manera diferente. El Poniente es un viento más húmedo y más fresco tras atravesar el mar y el Coto, mientras que los vientos de levante, aunque cálidos y secos, son en Sanlúcar de Barrameda más suaves que en otras zonas de la provincia.

En Barbadillo han ido aprendiendo a lo largo de sus casi dos siglos de historia el papel determinante de estos vientos en la crianza de la Manzanilla. Las bodegas que forman hoy su patrimonio son un perfecto ejemplo de cómo ha ido cambiando la arquitectura de los locales para sacar el máximo provecho de estos vientos, en el proceso de crianza de las levaduras que forman la flor de la Manzanilla.

 

La obra cumbre de esta arquitectura es sin duda la Bodega Catedral, construida en 1876 y conocida en Barbadillo con el nombre de «Arboledilla» por los jardines que la protegen del viento de Levante. Gracias a su imponente altura, su esbeltez y su orientación, expuesta abiertamente a los vientos de Poniente en el barrio alto, en esta bodega se consigue sacar el máximo provecho a ese microclima singular en el que se cría la Manzanilla.

 

Arboledilla Levante y Arboledilla Poniente forman parte de un proyecto de Bodegas Barbadillo en el que se seleccionan botas de manzanilla con el mismo tiempo de crianza, aproximadamente entre cinco y seis años, pero situadas en extremos opuestos de la misma bodega, una con orientación hacia Poniente y otra hacia Levante. Solo 200 metros las separan, pero una microbiología diferente en cada zona de esta singular bodega, da como resultado vinos con diferentes matices. 

La saca se hace «en rama» para el embotellado de un vino exclusivo de tirada reducida. La primera de tan solo 600 unidades, está disponible en unos pocos restaurantes seleccionados de toda España, como Abades Triana. La segunda tirada verá a la luz en estas fechas. Arboledilla Poniente, posee un tono dorado muy atractivo. En nariz y en boca, podemos comprobar que es una manzanilla ligera, alegre y fresca. Por otra parte, Arboledilla Levante presenta un sabor más profundo y denso que Poniente, con notas de madera y cierto amargor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Ir arriba