La guarida del contrabandista Nicamó, es ahora un restaurante imprescindible en la calle Predicadores 

La guarida del contrabandista Nicamó, es ahora un restaurante imprescindible en la calle Predicadores 

Permítete querido lector que hoy traiga a  este post la historia de Iñaki Nicamó, un contrabandista del siglo XIX de origen navarro y vecino de la parroquia de el Gancho, que vivió honradamente de la construcción en una vivienda situada a la entrada de la calle Predicadores hasta la invasión Napoleónica.

Lubina a la brasa

Fue Nicamó un personaje popular  y querido en toda la ciudad por su suministrar vino de contrabando durante los Dos Sitios de la heroica Zaragoza entre 1808 y 1809. Este ciudadano adoptado por el  barrio de San Pablo derrochaba valor cruzando las líneas enemigas para conseguir vinos y otras delicadezas para sus parroquianos. El navarro conocía a la perfección los antiguos caños y pasadizos subterráneos de la vieja Zaragoza. No olvide el lector que había sido albañil. Murió en el olvido sin ningún tipo de reconocimiento. ¡Una pena! después de haber dado tantas alegrías.

Hoy Roberto Gómez y su equipo acaban de iniciar una andadura gastronómica en la casa de este contrabandista navarro. La Bodeguita de Nicamó -calle Predicadores 3, Zaragoza-, reúne toda la atmosfera  necesaria para convertir un almuerzo o cena en una vuelta a los orígenes de principios del XIX.  El establecimiento dispone  de espacios donde encontrar el sabor de lo antiguo, de los rústico. Conviene no perder de vista que la zona de San Pablo fue zona de agricultores y artesanos en los siglos XVII  XVIII y XIX. Conserva en sus paredes imágenes de la antigua Zaragoza y recuerdos del célebre contrabandista que da nombre al local. El corazón del establecimiento  es un refugio subterráneo donde el  general Palafox, paso discretamente unos días durante los asedios a la ciudad. Por favor, indiquen al propietario que se lo muestre. Se quedarán absortos del recinto. No quiero desvelar nada mas.

Acelgas en casa NIcome

La especialidad de este local se centra en la brasa que preside el comedor de la planta calle. Siempre dispuesta en todos los servicios para ofrecer carnes y pescados en su punto de cocción. La piezas de carne y pescado llegan cada día de los puestos  del mercado central que dista del establecimiento 25 metros. La calidad en producto esta mas que garantizada.

El local permanece abierto de lunes a domingo al mediodía. Ofreciendo un menú de 10 euros de lunes a viernes con 8 primeros y 8 segundos. Siempre hay una verdura, unas legumbres y una pasta .Los segundos siempre a la brasa, carne o pescado. El sábado al mediodía, el precio es de 12 euros. Te pones en 15 euros si  cenas las noches de viernes y sábados o el domingo al mediodía. Cierra  las noches del domingo al miércoles.
Nuestra experiencia fue muy positiva. Las piezas que salen de la brasa están en su punto y los plantos de cuchara tienen ese toque casero que le da la esposa de Roberto.

Cocina sin artificios y con mucho sabor. Como debe de ser. Lo demás tonterías .Trato amable y muy familiar. Para repetir.
Conviene reservar en el teléfono: 876048729. 

Postre de piña y fresas en Bodeguita Nicomé

 

 

Leave a Reply